Limpiar Polipiel. ¿Cómo mantener sofás, cabeceros, canapés…?

limpiar polipiel

Todos queremos que nuestra casa permanezca limpia y organizada el mayor tiempo posible, y para eso dedicamos tiempo a limpiar y ordenar cada una de las estancias de la casa. Hasta ahí todo correcto, pero el problema y la incertidumbre viene cuando intentamos limpiar algunos objetos o superficies que necesitan algunos cuidados especiales. Esto ocurre al limpiar polipiel. Este material es muy común encontrarlo en objetos del descanso como pueden ser canapés, cabeceros y, sobre todo, sillones. A pesar de que se trata de uno de los tejidos más resistentes y fáciles de limpiar, hay que tener algunas consideraciones presentes. Si quieres llevar una correcta higiene de este tipo de material, quédate a leer nuestra entrada, pues te contaremos lo imprescindible para mantener la polipiel como el primer día.

Limpiar polipiel paso a paso

Comenzamos con la limpieza. A continuación, te indicaré los pasos necesarios para limpiar tus objetos sin dañar la polipiel

  1. Identificar si hay alguna mancha. El primer paso de la rutina de la limpieza es sencillo: Busca si hay alguna mancha en el tapizado para limpiarla. Ten en cuenta que es muy importante eliminar la mancha cuanto antes, pues, al igual que otro tipo de tejidos, dependiendo del origen de la mancha puede “tomarse” y quedar manchado el tapizado. Este paso es mucho más importante si el tapizado de polipiel es en color blanco, pues se notará más.
  2. Humedece un trapo suave con una mezcla de agua y jabón neutro. Este es el remedio más suave para quitar las manchas de la polipiel, pero si ves que no funciona prueba con algún otro remedio un poco más agresivo, pero siempre con cuidado, para no estropearlo. Si el jabón neutro y el agua no te ha funcionado también puedes optar por: 
    • Vinagre blanco. Un clásico de los remedios caseros para la limpieza del hogar. Ayúdate de un paño húmedo suave de microfibra o unos discos de algodón para frotar la mancha.
    • Mezcla de agua y amoniaco. Este remedio es uno de los más fuertes, por lo que te recomendamos que lo utilices como última opción. Crea una mezcla de agua diluida con amoniaco y frótala sobre la mancha con ayuda de un paño de microfibras. No utilices en ningún caso un trapo rugoso o un esparadrapo, pues podría dañar la polipiel. 
    • Limpiadores comerciales. Hay una gran variedad de limpiadores en el mercado que tienen una composición cuidada para limpiar este tipo de tejidos. Elige aquél que no contenga alcohol o aerosol entre sus ingredientes, pues podrían alterar la polipiel. 
    • Desmaquillantes en crema. Otra opción para limpiar las manchas de la polipiel es utilizar la típica leche limpiadora o cremas desmaquillantes para quitar manchas de este material, pero recuerda que no debe contener alcohol, y elige aquellas con textura cremosa o aceitosa. 
  3. Elimina la humedad. Una vez está eliminada la mancha puedes pasarle un trapo ligeramente humedecido por el resto de la superficie. Tras este paso acuérdate de pasar un paño seco para eliminar cualquier resto de humedad que haya podido quedar. Este último paso es importante, pues si dejas la polipiel húmeda se puede estropear. 

Mantenimiento de objetos con polipiel

Como hemos dicho, en nuestra casa podemos encontrar muchos objetos tapizados con polipiel, como puede ser el cabecero de tu cama, el canapé o incluso tu sofá. Dependiendo del uso que le des y dónde esté colocado deberás prestar más o menos atención a su mantenimiento. En general te dejamos unos consejos para llevar un buen mantenimiento de la polipiel y que te dure lo máximo posible.

Limpia las manchas al momento. Como te hemos comentado es importante que elimines las manchas al momento para que no se tome en la tela.

No utilices productos abrasivos en la limpieza. Cuando limpies las manchas evita usar estropajos, paños rugosos o cualquier utensilio que pueda dañar este tipo de tela. 

Ten cuidado con los productos que eliges. Como te hemos dicho, hay algunos productos que pueden dañar la polipiel como en el caso del alcohol, pero también hay otros que pueden quitarle el brillo, como por ejemplo las toallitas de bebé. 

Fuera luz solar y fuera calor. El calor puede estropear la polipiel, por lo tanto debes evitar colocar el elemento que lleve este tapizado en algún lugar cercano a una fuente de calor. También conviene que no  permanezca mucho tiempo con luz directa del sol.

Cuidado con la humedad. La humedad también puede dañar este tipo de tela, y conviene que la seques cuanto antes. A la hora de limpiar la polipiel ayúdate de un paño para eliminar el polvo, y solo utiliza una opción humedecida cuando sea indispensable. 

Aunque ahora no lo parezca la polipiel es uno de los productos más resistentes y sencillos de mantener, por eso suele estar presente en habitaciones y salones de tantas personas. Si estás buscando productos con acabado en polipiel te recomendamos que eches un vistazo a nuestros cabeceros, canapés y sofás, están tapizados con polipiel que además cuenta con tratamientos antimanchas para que permanezcan limpios el mayor tiempo posible. A continuación te dejo unos ejemplos.

Categoría de productoImagenModeloPrecio
CabecerosCabecero Romeo color Blanco tapizado en poli-pielCabecero RomeoVer precio
CanapésCanape-tapizado-de-poli-piel-color-Blanco-portadaCanapé Abatible PolipielVer precio

¿Cómo mantener brillante la polipiel?

La polipiel es un material sintético que imita a la piel, y como ésta, para que mantenga su brillo, necesita estar hidratada.
Para hidratar este tejido podemos ayudarnos de la mítica crema nívea que viene en la caja azul. Simplemente deberás aplicar una pequeña cantidad de esta crema con ayuda de un trapo y con movimientos circulares.

Espero que ya sepas cómo limpiar polipiel sin dañarla. Si quieres saber más trucos de limpieza de colchones o sofás echa un vistazo a nuestro blog.

Ir arriba