Contar ovejitas para dormir

contar ovejas para dormir

¿A quién no le han dicho alguna vez “si no puedes dormir, ponte a contar ovejitas”? Desgraciadamente, uno de los trastornos del sueño más comunes es el insomnio, y esto puede afectar de forma negativa a una persona y a su salud del sueño.

Factores como la ansiedad, el estrés o el uso de aparatos electrónicos nos perjudican a la hora de conciliar el sueño, pero, ¿de dónde viene eso de que hay que contar ovejas si no somos capaces de dormir? ¡En este post te lo contamos!

Contar ovejitas: orígenes

El origen de la frase y su referencia proviene del siglo XII. En aquellos tiempos, el judío español Pedro Alfonso de Huesca escribió una obra llamada ‘Disciplina claricalis’. Esta obra consistía en varias recopilaciones. Una de ellas era un cuento y, quien lo escuchase, se quedaría dormido más fácilmente. Este cuento contaba la historia de un monarca que tenía contratado a un fabulista. El fabulista escribía una serie de relatos y se los contaba al monarca para que éste pudiese dormir por las noches.

Como el rey tenía problemas de insomnio, siempre quería un cuento muy largo. Por ello, el fabulista inventó una historia: un aldeano tenía 2000 ovejas. Para llevarlas de regreso a casa, había que trasladarlas al otro lado del río. Como el aldeano tenía un arca bastante pequeña, las ovejas tenían que pasar de una en una. El narrador del cuento iba oveja por oveja contando como pasaban al otro lado del río. Como había tantas, el cuento se alargaba y, finalmente, el rey se quedaba dormido.

Contar ovejitas: ¿es eficaz?

¿Es realmente eficaz contar ovejitas para poder dormir? Aunque es un clásico, según la doctora Milagros Merino, miembro del comité científico de la Sociedad Española del Sueño (SES), puede llegar un momento que, por muchas ovejas que cuentes, no seas capaz de dormir y “este remedio sea peor que la enfermedad”.

Varios estudios dicen que no es un método nada eficaz, ya que al contar tantas ovejas, nos acabamos aburriendo antes de coger el sueño. Sin embargo, estos estudios demuestran que aquellas personas que tratan de imaginar lugares relajantes o paradisíacos se duermen más rápido, ya que el cerebro se entretiene fácilmente mientras imagina, atrayendo al sueño. En otras palabras, se ha llegado a la conclusión de que contar ovejitas no sirve para nada.

Cómo contar ovejas para dormir

Aunque ha quedado claro que contar ovejas no sirve de mucho, sí que hay cierta gente a la que le funciona. Este puede ser tu caso, así que te damos los pasos a seguir:

Imagina el escenario

Cierra los ojos e imagina un campo enorme donde las ovejas pastan. También puedes visualizar una cerca, el cielo, árboles o lo que quieras. Eligen un paisaje que te resulte relajante a ti.

Imagina las ovejas

Ahora toca darle vida a las protagonistas. Piensa que ese campo está lleno de ovejas. ¡Un rebaño inmenso! Eres libre de imaginarte las ovejas como tu quieras, pero con el pelaje esponjoso y blanco te ayudará a crear mejor esa imagen relajante.

Cuenta las ovejas

Ahora si, una vez has imaginado todo el paisaje junto con las ovejas puedes empezar. Comienza a contar ovejas. Ve una por una imaginando que van saltando la cerca o, simplemente, cuéntalas mientras pastan. Quizás la segunda opción sea mejor, ya que se dice que contar las ovejas cuando van saltando la cerca hace que haya que forzar más al cerebro.

Usa ejercicios de respiración para relajarte

Respira profundamente. La respiración profunda mientras se cuentan ovejitas es muy importante, ya que ayuda a relajar cuerpo y mente. Inhala y exhala por la nariz mientras vas contando ovejas, tomándote tu tiempo para que tenga un mayor efecto.

Y si esto de estar contando ovejas no te funciona bien, ¡tienes otras opciones! A continuación te dejamos unos consejos y métodos que te ayudarán a conciliar el sueño.

Métodos eficaces para dormir

1. Haz cosas que te aburran o que sean monótonas, ya que no estimulas a tu cerebro.

2. Escucha música relajante o date una ducha de agua caliente. Cualquiera de estas opciones ayudarán a que tus músculos y tu mente se relaje, y tengas más facilidad para dormir.

3. Lee y disfruta de tu libro. No pienses que quieres dormir. De esta manera, sin pensarlo, se te empezará a cansar la vista. Aunque debes tener cuidado ya que en ocasiones la lectura puede estimular tu cerebro y hacer el efecto contrario.

4. Si ves la televisión antes de dormir, no la veas muy cerca. Además, cuanto más grande sea la tele, más difícil será coger el sueño, ya que es un estímulo con luz que afecta a la vista y hace que nos cueste dormir más. Por si no lo sabías, cualquier pantalla avisa al cerebro de que es de día y no es hora de dormir. Por tanto, siempre que haya algo de luz, conciliar el sueño será muy complicado. Evita tener televisión en tu habitación y la menor luz posible. Aprovecha para dejar los aparatos electrónicos fuera y así cuando te duermas descansarás profundamente.

5. Haz ejercicio regularmente, pero no realices actividades físicas intensas a última hora, ya que estimulará tu organismo y te resultará difícil relajarte.

6. Evita estimulantes como el café o el alcohol antes de dormir, ya que pueden alterar mucho.

7. Coge buenas rutinas del sueño y, si duermes siesta, que no sea de más de 45 minutos.

8. No cenes alimentos muy pesados, ni tampoco lo hagas muy tarde. Cuanto más acerques la cena a la hora de dormir, más difícil te resultará coger el sueño.

9. Busca el silencio, que no haya ningún ruido que pueda provocarte insomnio. Además, busca que haya buena temperatura y ventilación en la habitación.

10. Usa la cama solo para dormir o para relaciones con tu pareja, pero no debe ser un lugar de trabajo ni de ocio. Y si necesitas otros métodos diferentes, te recomendamos que hagas caso a estos consejos para dormir rápido.

11. Practica yoga o haz técnicas respiratorias de relajación antes de dormir, así irás preparando a tu cuerpo poco a poco.

Prepara tu cama para dormir mejor

Puede que el problema de tu insomnio se deba a que tu cama no está en buen estado. Si has dormido en otro lugar y has podido conciliar el sueño perfectamente, no hay duda, el problema está en tu cama. Deberás plantearte cambiar el colchón o la base que estés utilizando. Los colchones suelen tener una vida útil de unos 10 años, pero a veces duran menos tiempo si no se ha llevado un mantenimiento adecuado. A la hora de encontrar un colchón que cumpla tus requisitos deberás tener en cuenta tu peso, tu estatura, la postura en la que duermes y si lo haces solo o acompañado.

Las personas que tienen un peso elevado deben buscar colchones robustos y firmes, que no se hundan cuando el durmiente se tumbe en la superficie, por el contrario, una persona con peso bajo debe primar la adaptabilidad, para encontrar un colchón que se adapte a sus características.

Dentro de nuestra tienda online puedes encontrar opciones de colchones para personas con peso alto, como los modelos de la marca colossus, colchones con una combinación de materiales de gran calidad donde se prima la firmeza sin dejar de lado la adaptabilidad. Estos modelos pueden soportar más de 120 kilos de peso.

Por el contrario, una persona con peso bajo puede decantarse por modelos viscoelásticos y más blancos como el modelo Emma (galardonado en varias ocasiones por la OCU como mejor colchón de Europa) o el modelo Sport de la marca Colossus, que es el modelo más nuevo de esta marca y cuenta con materiales que ayudan a mejorar la relajación y recuperación muscular a la vez que fomenta una correcta circulación sanguínea.

Otro factor importante a la hora de elegir la firmeza y adaptabilidad de un colchón, es la postura en la que duermes.

Las personas que duermen de lado necesitan un colchón tirando a blando, que se hunda lo suficiente para que no le dañe el hombro. Además, deberías acompañarlo de una almohada alta y otra almohada para colocar entre las piernas y que le permita al durmiente mantener una buena postura. A continuación, te dejo una opción interesante.

Las personas que duermen boca arriba deben buscar un colchón tirando a firme que se adapte lo justo para que la espalda se apoye en la superficie de forma adecuada. La almohada a utilizar en este caso debe ser más baja que la opción anterior, y que consiga dejarte el cuello y la cabeza alineados con la columna vertebral. En este caso también se puede añadir una segunda almohada bajo los tobillos que ayude a mantener la postura ergonómica. El modelo para las rodillas que hemos mencionado antes es multiposición y se puede colocar también bajo los tobillos.

La postura de dormir boca abajo está totalmente desaconsejada por los fisioterapeutas, ya que te obliga a torcer el cuello y te puedes levantar con dolor cervical, o incluso ocasionar algún problema más grave si se prolonga en el tiempo.

Si quieres ahorrar en la compra y llevarte la cama completa al mejor precio echa un vistazo a nuestros packs ahorro, donde podrás llevarte un colchón y una base tapizada o canapé abatible a la vez. Dentro de estos packs hay algunos que incluyen una o dos almohadas de regalos, como el pack Colchón Ortopédico Firm y Base Tapizada, o Pack Colchón Confort Pro y Base Tapizada.

Espero que ya sepas como contar ovejitas para dormir y que dejes de lado los problemas de insomnio. Si quieres comprar una cama nueva puedes ver más opciones de packs ahorro en nuestra web.

Ir arriba