Dolor de hombro al dormir, ¿por qué se produce y cómo evitarlo?

dolor de hombro al dormir

¿No te ha pasado nunca que un día te despiertas con un dolor de hombro horrible? Es posible que la postura en la que hayas dormido o incluso el equipo de descanso que estés utilizando hayan empeorado la posición del hombro durante la noche y sientas molestias al levantarte. Si quieres saber por qué se produce el dolor de hombro al dormir has llegado al lugar adecuado, hoy trataremos el tema y te daremos algunos consejos para evitar esta situación.

¿Por qué se produce el dolor de hombro al dormir?

Como se explica en MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, este tipo de dolor se manifiesta como una sensación álgica en la articulación del hombro o en la zona que circunda la misma. Esta articulación destaca por ser la que posee mayor movilidad en el cuerpo humano.

Cuando se genera dolor en la zona del hombro al dormir, el problema suele derivar de algún problema en el grupo de cuatro músculos y sus tendones, lo que se conoce como manguito rotador, responsable del amplio rango de movimiento y de la estabilidad del hombro.

El dolor, por lo tanto, puede deberse a una tendinitis del manguito rotador, que implica que este conjunto de músculos y tendones se irrita, y la capa que los protege se inflama. También podría verificarse un desgarro del manguito y, en este caso, el dolor sería consecuencia de haberse producido una separación entre el hueso y alguno de los tendones.

Esta dolencia suele derivar de una sobrecarga o lesiones provocadas por la práctica de determinados deportes o tipos de actividad laboral.
Otros frecuentes motivos por los que se puede sufrir de malestar de hombro son:

  • Las malas posturas al dormir.
  • El uso de un colchón inadecuado.

Por lo tanto, además de saber cuál es la mejor postura para dormir, es muy importante valorar qué tipo de colchón se está utilizando para descansar. En general, es recomendable cambiar de colchón cada 8 o 10 años para conseguir un descanso óptimo. En ocasiones, sin embargo, es necesario cambiarlo antes. Basta con percibir que se tarda mucho en conciliar el sueño, que se duerme de manera intermitente o que aparecen incómodas molestias en los hombros, la espalda o las piernas, por ejemplo.

Existen otras condicionantes para necesitar un cambio de colchón. Quienes duermen de lado, por ejemplo, deben apostar por descansar sobre un colchón de firmeza media o media alta para no resentir sus articulaciones. La elección del material del colchón es también fundamental para definir su consistencia. Los colchones de muelles embolsados, por ejemplo, se caracterizan por adaptarse bien a la forma del cuerpo y por repartir el peso equilibradamente, por lo cual son adecuados si lo que se pretende es que los hombros no sufran innecesariamente.

¿Cómo evitarlo?

Como hemos mencionado ya, las lesiones en los hombros suelen aparecer al practicar ciertos deportes o como secuelas del tipo de trabajo que se realiza. En el caso de los deportistas, es posible protegerse del dolor y las lesiones en las articulaciones de los hombros aumentando la exigencia de sus entrenamientos de forma progresiva. También conviene revisar que se esté realizando el ejercicio de manera correcta.

Es muy recomendable no elevar el nivel abruptamente. Además, cuando se practican deportes como fútbol americano, atletismo, natación o béisbol, en los cuales el hombro es una pieza clave, es más que razonable dosificar la fuerza que se aplica a los lanzamientos para evitar que se produzcan lesiones crónicas.

Quienes, por cuestiones de trabajo, realizan habitualmente grandes esfuerzos con sus brazos, deberían fortalecer la zona de los hombros con la práctica de deporte enfocado en esa zona y mediante ejercicios específicos. Los problemas en los hombros suelen aparecer en personas que se dedican a la carga y descarga de materiales y/o diversos artículos, a limpiar cristales u otras grandes superficies y otras actividades que requieren de un gran esfuerzo a nivel de brazos, hombros y espalda. La mejor idea es alternar las tareas cada poco tiempo evitando, en lo posible, realizar demasiadas repeticiones seguidas del mismo movimiento.

Asimismo, es importante considerar que el estrés y la ansiedad provocan, habitualmente, un alto grado de tensión en los músculos de los hombros, sean cuales sean el deporte y la actividad que se desarrollen. De ello se deduce que, al reducir estos factores negativos, también se mitiga la probabilidad de sufrir dolor de cuello y/o de hombros.

¿Cuál es la mejor postura para dormir cuando te molesta un hombro?

Cuando se sufre de dolor en el hombro conviene tumbarse de lado sobre el colchón, sobre el hombro sano o menos dañado. Aunque se tome esta precaución, durante las horas de reposo el hombro que se deja arriba puede caer hacia adelante, por efecto del peso del propio brazo. Esta situación también puede provocar dolor, así que lo más adecuado es acostarse abrazando una almohada de firmeza alta, cuyo grosor sea suficiente como para sostener el peso del brazo sin hundirse. También se puede añadir una almohada de rodillas que vaya colocada entre las piernas. Este tipo de almohadas son perfectas para que la columna se mantenga recta, lo que favorecerá a su vez la postura del hombro. Un ejemplo de este tipo de almohadas es la almohada ergonómica de rodillas. Este modelo tiene una forma única que permite colocarla entre las rodillas sin ninguna molestia. Está fabricada con viscoelástica y es transpirable. La firmeza es media y la adaptabilidad alta, por lo que tiene la suficiente dureza como para mantener una buena separación entre los muslos, pero sin llegar a ser incómoda.

¿Qué almohada es mejor para dormir?

En realidad, la calidad de la almohada depende del usuario, su forma de dormir y sus preferencias. En nuestra tienda online encontrarás todo tipo de almohadas. Podrás conseguir la almohada que posea la firmeza y las dimensiones adecuadas.

Una de las opciones más versátiles dentro de los modelos de almohada de los que disponemos en dormitorum es la almohada Emma. Este producto tiene la particularidad de que es adaptable y ajustable, por lo que puede ser la almohada perfecta para todo tipo de durmiente.

Hay otro detalle que debes contemplar. Si duermes de lado, por ejemplo, la almohada sobre la cual descansas tu cabeza debe ser un poco más alta que la que necesitarías para dormir boca arriba. La idea es rellenar correctamente el hueco que se forma entre el hombro y la oreja, de tal forma que el cuello y el hombro no sufran. Además también pueden incluir una almohada entre las piernas, como te hemos comentado antes. La razón para hacerlo es evitar que el peso de las piernas altere la alineación de la espalda y, además, resulta muy confortable. Descubre qué almohada es mejor para dormir en función de la postura que sueles adoptar al descansar.

ModeloImagenPostura
Almohada Ergonómica de Rodillasalmohadas-piernas portadaDe lado
Almohada Cervical Mariposaalmohada-cervical-mariposaBoca arriba
Almohada Núcleo Visco Aloealmohada AloeBoca arriba / de lado
Almohada de Fibra por tallastalla-almohadasBoca abajo

¿Puedo dormir de lado sin dañar el hombro?

Si duelen los dos hombros, es recomendable no dormir de lado, a menos que se utilice una almohada auxiliar de la forma ya explicada. Tampoco resulta beneficioso dormir boca abajo, ya que en esta posición los hombros no se encuentran en la postura correcta y el dolor podría empeorar.

La mejor opción, en el caso de sentir ambos hombros doloridos, es dormir de espaldas en una cama articulada con una inclinación de hasta el 45 %.

La almohada, en estas condiciones, debería ser delgada o, mejor aún, ortopédica, sin olvidar colocar una segunda almohada sobre el estómago y abrazarla. En esa posición los hombros adoptarán naturalmente una postura correcta y estable.

Consejos para remediar el dolor en la zona del hombro al dormir

Además de optar por dormir de lado con la asistencia de una almohada, existen otras alternativas que pueden ayudar a reducir el malestar del hombro al dormir.

Dormir en un sillón reclinable o en una cama articulada son excelentes posibilidades que se deberían valorar seriamente. Una postura semisentada, es decir, con una inclinación corporal de 45 %, puede aliviar sustancialmente la presión en el hombro. La solución al problema del dolor en el hombro al dormir puede estar en adoptar la postura lateral antes referida, incluyendo el uso de la almohada, en una cama articulada o un sillón reclinable.

En el caso de que el dolor sea ocasionado por una lesión es reciente, es interesante aplicar frío en la zona del hombro durante 15 o 20 minutos cada 4 o 6 horas. Si, por el contrario, la lesión es crónica, lo mejor es aplicar calor.

Finalmente, cabe señalar que, en numerosas ocasiones, la inflamación del hombro remite sola al cabo de un tiempo si se descansa adecuadamente, utilizando un colchón adecuado y las almohadas necesarias. Por eso, desde dormitorum recomendamos dormir en la postura descrita, beneficiándose del uso de la almohada que mejor se adapte a las necesidades de cada persona al dormir, además de relajar la musculatura al acostarse y, por supuesto, tener paciencia. Si eres de los que practicas deporte también te recomendamos que no te tomes a la ligera la elección del colchón, pues afectará a tu rendimiento deportivo. una opción de lo más interesante es el colchón colossus sport, un modelo ideado para aliviar las presiones, mejorar la recuperación muscular y favorecer la circulación de la sangre.

Obviamente, si el dolor persiste o se agudiza, es imprescindible acudir al médico para que valore el estado del hombro dolorido e indique si es necesario seguir algún tipo de tratamiento o ayudar al descanso con alguna medicina específica.

Espero que este post sobre cómo se origina el dolor de hombro al dormir te haya sido de utilidad. Recuerda seguir nuestras recomendaciones y visitar a un especialista en caso de que sea necesario.

Ir arriba